La familia Vermeer

Más de 70 años han pasado desde que se estableció nuestra compañía, que lleva el apellido de nuestro fundador, Gary Vermeer; pero, aparte del apellido Vermeer, hay algo más que resiste el paso del tiempo. La segunda y tercera generaciones de la familia Vermeer llevan el legado de innovación, mejora continua y el desafío por excelencia de equipar a nuestros clientes, nuestros empleados y nuestro mundo para hacer más.

En 1948, Gary construyó un taller pequeño y lo llamó Vermeer Manufacturing Company. Mientras crecía la compañía, florecieron sus tierras de cultivo, continuaron sus experimentos y no disminuyó su deseo de buscar siempre una manera mejor de hacer las cosas. Su avión de aficionado se convirtió en la norma de respaldo al cliente décadas antes de que existiera Amazon. La casa de Gary sigue todavía en pie justo al este del campus de Vermeer en Pella, Iowa, EE. UU.

Bob Vermeer, el hijo de Gary, se incorporó a Vermeer en 1974 y se convirtió en jefe ejecutivo en 1989. Hoy en día, Bob se desempeña como presidente emérito de la Junta Directiva de Vermeer. Mary Vermeer Andringa, hija de Gary, se incorporó a la empresa en 1982 y fue nombrada presidente y jefa de operaciones en 1989. En 2003, se convirtió en jefa ejecutiva y ahora sirve como presidente de la junta.

Jason Andringa, miembro de la tercera generación de la familia, asumió el cargo de presidente y jefe ejecutivo en 2015, aportando sus experiencias que han producido un compromiso profundo en los mercados que servimos, un enfoque regenerado en innovación y una pasión para honrar el legado de la compañía. Mindi Andringa Vanden Bosch, otra miembro de la tercera generación de la familia, es gerente de desarrollo de redes para el equipo de Soluciones de Forraje en Vermeer. ¿Cuál es el secreto detrás de las exitosas transiciones de liderazgo de la familia Vermeer? Un compromiso continuo con la planificación intencionada de la familia.

  • Los miembros de la familia Vermeer participan mucho en las asociaciones empresariales familiares para aprender y compartir las mejores prácticas a fin de que clientes, distribuidores y miembros del equipo puedan confiar en su longevidad.
  • El 30% de las empresas familiares sobrevive a la segunda generación. Con un impulso para alcanzar el éxito, la familia Vermeer se ha centrado en la planificación familiar intencional y en el desarrollo de políticas de sucesión que deben cumplir sus miembros para garantizar el éxito de la empresa.
  • Cada miembro de la familia aporta experiencias singulares a la organización. Antes de incorporarse a Vermeer, Bob Vermeer trabajó en un banco, Mary Vermeer Andringa enseñó música en una escuela primaria, Jason Andringa trabajó en la NASA y Mindi Vanden Bosch trabajó en los sectores bancario y de manufactura.