Nuestros clientes

Los clientes de Vermeer tienen algo en común: su deseo de obtener más cada día.

Nuestros clientes de servicios públicos son algunos de los héroes desconocidos detrás de las luces que encendemos y apagamos, el agua que bebemos y la calefacción que encendemos cuando hace frío en invierno. Al hacer frente a infraestructuras subterráneas existentes, condiciones de excavación difíciles y temperaturas extremas, escogen a Vermeer para cumplir la tarea porque sus equipos deben resistir los retos que cada obra exclusiva nos presenta a medida que nos conectan con las necesidades de la vida.

Los árboles sin podar y los tocones antiestéticos ponen en peligro los paisajes verdes de los deseamos disfrutar en nuestras vidas diarias. Además de eso, nuestros clientes ambientalistas reciclan la madera y le dan una segunda vida útil en forma de mantillo, compost o producción de energía. Nuestros clientes de explotación de minas extraen con cuidado los metales preciosos o encuentran materiales áridos para elaborar cimientos y construir carreteras. Escogen a Vermeer porque sus equipos necesitan proporcionar soluciones innovadoras para gestionar nuestros preciosos recursos naturales.

Extensos campos agrícolas producen cultivos de todo tipo —maíz, heno e incluso caña de azúcar—. Los agricultores cuidan de sus cultivos hasta que puedan darlos a su ganado, ponerlos en nuestras mesas o quemarlos para producir energía a medida que nuestros clientes agrícolas producen alimentos y combustible para el mundo. Emprender esta tarea importante requiere una red de distribuidores Vermeer con la asistencia y los conocimientos expertos que necesitan nuestros clientes para realizar su trabajo.

Nuestros clientes trabajan intensamente. Cada día, se esfuerzan más y aumentan su productividad para dejar un legado a quienes vendrán Nuestros clientes, con sus resistentes máquinas amarillas, impulsan nuestro mundo. ¿Y nuestro trabajo en Vermeer? Se trata de brindarles los productos, los servicios y la asistencia que necesitan para realizar el trabajo que deja un impacto perdurable.