Nuestros valores de familia

Generaciones de la familia en la compañía, esforzándose en hacer más

Todo está en el nombre.

Han pasado casi 70 años desde que nuestra compañía, que lleva el apellido de nuestro fundador, Gary Vermeer, se estableció, pero hay algo más que el apellido Vermeer que resiste el paso del tiempo. La segunda y tercera generaciones de la familia Vermeer llevan el legado de innovación, mejora continua y el desafío por excelencia de equipar a nuestros clientes, nuestros empleados y nuestro mundo para hacer más.

En 1948, Gary construyó un taller pequeño y lo llamó Vermeer Manufacturing Company. Mientras crecía la compañía, florecieron sus tierras de cultivo, continuaron sus experimentos y no disminuyó su deseo de buscar siempre una manera mejor de hacer las cosas. Su avión de aficionado se convirtió en la norma de respaldo al cliente décadas antes de que existiera Amazon. La casa de Gary sigue todavía en pie justo al este del campus de Vermeer en Pella, Iowa, EE.UU.

 

 

Bob Vermeer, el hijo de Gary, se incorporó a Vermeer en 1974 y se convirtió en jefe ejecutivo en 1989. Hoy, Bob funge como presidente emérito del Consejo Directivo de Vermeer. Mary Vermeer Andringa, hija de Gary, se incorporó a la empresa en 1982 y fue designada presidente y Directora Operativa en 1989. En 2003, se convirtió en Directora Ejecutiva y ahora funge como presidente del Consejo.

Jason Andringa, miembro de la tercera generación, asumió el cargo de presidente y Director Ejecutivo en 2015, trayendo con él experiencias que han producido un compromiso profundo en los mercados que atendemos, un enfoque actualizado en la innovación y una pasión por enaltecer el legado de la compañía. Mindi Andringa Vanden Bosch, también de la tercera generación, funge como gerente de mejora continua en Vermeer. ¿Cuál es el secreto de las exitosas transiciones de liderazgo de la familia Vermeer? Un compromiso continuo con la planificación intencional de la familia.

 

 

Vermeer se basa en la idea de que siempre nos esforzamos en hacer más. Nunca nos limitamos a la tarea en cuestión, sino que vamos más allá en todo lo que emprendemos. Cada decisión tomada es motivada por los cuatro valores que reflejan el carácter y la base de Vermeer: principios, personal, productos y provecho.

Un conjunto de principios comunes ayuda a guiar nuestros comportamientos y actos en una manera que diferencia a Vermeer. Mientras vivimos en una cultura solidaria, nos mantenemos concentrados en el cliente, demostramos agilidad y tenemos en mente la administración de los recursos, también dejamos que el principio bíblico conocido como la Regla de Oro: “Trata a los demás como quisieras ser tratado”, se haga patente en nuestra forma de hacer negocios todos los días.

 

 

Como compañía, valoramos a nuestra gente más que nada. Así de sencillo. Al comprometernos con los miembros de nuestro personal de manera que permite la mejora continua de ellos y nuestros procesos, eliminamos el desperdicio y usamos nuestros recursos con prudencia. Vermeer pretende ayudar a los empleados a ser lo mejor de ellos mismos en el trabajo. Por eso encontrará recursos en las instalaciones de Pella como el Yellow Iron Academy Early Learning Center, clínica médica y farmacia, y un equipo de instructores de salud y bienestar y capellanes. Se anima a los empleados a disfrutar de los beneficios de retribuir a sus comunidades, y muchos lo hacen por medio del tiempo libre para voluntariado (VTO, por sus siglas en inglés). Por último, aunque no menos importante, cuidamos de nuestra gente y nuestra gente se cuida entre sí. Nuestro objetivo es enviar a cada empleado a casa a salvo, de la misma manera en que llega todos los días al trabajo.

 

 

Nuestros clientes tienen altas expectativas de sus equipos y en Vermeer nos proponemos cumplirlas. Creamos productos innovadores para mercados especializados que satisfacen las necesidades de nuestros clientes y fabricamos nuestras máquinas para que emprendan tareas difíciles. Nuestros equipos tienen la durabilidad para mantener el avance de nuestros clientes a largo plazo, además de proporcionar un mayor rendimiento sobre la inversión en el futuro. Nos esforzamos para ofrecer a nuestros clientes nuevos productos y oportunidades en el mercado que demuestran que siempre hay una manera mejor.

 

 

Nuestras utilidades financian nuestro crecimiento futuro y crean oportunidades para nuestro aprendizaje y avance constantes. En pocas palabras, nos permiten hacer lo que hacemos mejor: explorar, crear, probar y mejorar. Incitan nuestra naturaleza generosa de manera que nos permite retribuir a las comunidades donde vivimos y promover causas importantes para Vermeer y sus empleados.

 

Este sitio utiliza cookies para garantizar que obtenga la mejor experiencia en nuestro sitio web. Al continuar utilizando este sitio, usted acepta el uso de cookies.